Quirónsalud

Saltar al contenido

Blog del Dr. Francois Peinado. Urología. Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo

  • Chequeo para todo hombre mayor de 50 años - 1ª parte

    Chequeos mayores de 50 añosChequeos mayores de 50 años

    Los hombres, por lo general, tienden a cuidarse menos que las mujeres y a hacerse menos pruebas preventivas para el cuidado de su salud. Vamos a enumerar algunas:

    El cáncer de próstata es el cáncer más frecuentemente diagnosticado en los hombres y el número de casos está creciendo anualmente. Los motivos de este incremento son el aumento de la longevidad y a la aparición de nuevas pruebas diagnósticas que permiten detectar el cáncer de forma mucho más temprana, como la resonancia magnética multiparamétrica de próstata, la biopsia de fusión o nuevas pruebas genéticas. No obstante, la prueba "reina" sigue siendo el antígeno prostático específico (PSA), un marcador en sangre cuyos valores elevados "obligan" a hacer un estudio en profundidad de la próstata. No es un marcador específico del cáncer puesto que, a medida que la próstata va creciendo se produce un aumento de la producción de PSA, y hay próstatas benignas que tienen PSA por encima de los límites normales y sin cáncer. Sigue siendo objeto de polémica su solicitud en todos los pacientes mayores de 50 años puesto que detectamos muchos cánceres "indolentes", es decir, que no afectarán a la salud de estos pacientes y, al ser detectados, los enfermos se someten a tratamientos que muchas veces tienen efectos secundarios. Su urólogo le comentará los pros y contras de esta prueba tan habitual.

    Cáncer testicular: este cáncer infrecuente se suele producir en los hombres entre 20 y 54 años. La sociedad americana del cáncer recomienda que todos los hombres se evalúen cuando acudan a una consulta médica rutinaria. Ante la más mínima sospecha o la presencia de una masa o bultoma en la zona hay que acudir al urólogo para la realización de una ecografía testicular y análisis de sangre específicos. La autoinspección es importante por parte de los pacientes.

    El cáncer de colon es la segunda causa más frecuente de muerte por cáncer. Los hombres tienen un pequeño riesgo más elevado en comparación a las mujeres. La mayoría de los cánceres de colon se desarrollan lentamente. La mejor forma de prevenirlo es la realización de una colonoscopia a partir de los 50 años. Esta prueba detecta también los pólipos que pueden ser extirpados durante el procedimiento.

    El cáncer de piel y su forma más maligna, el melanoma, aumenta de forma significativa cuando los hombres envejecen. Los hombres mayores tienen el doble de probabilidad de desarrollar un melanoma y 2-3 veces más riesgo de cánceres de piel de células basales o escamosas. El riesgo se incrementa según la exposición solar que haya tenido el paciente a lo largo de su vida. Es importante un chequeo por un dermatólogo.

  • SI QUIERES ENVEJECER SANO, TEN MÚSCULOS FUERTES

    En un artículo de Scientific American hablan de uno de los temas más importantes para conseguir un envejecimiento saludable: la masa muscular. En la unidad de salud del varón que dirijo le damos una alta relevancia a este factor para conseguir esos años de más con calidad de vida.

    Casi todo el mundo "se encoge" con la edad. Muchos adultos mayores tienen más dificultades para ganar músculo que en su infancia y adolescencia. Y cuando se trata de mantener ese músculo, la frase "úsalo o piérdelo" tiene relevancia.

    Lo que realmente cambia son las conexiones nerviosas con el sistema muscular. Hay bastantes pruebas que dicen que todas esas relaciones no se pierden y podemos volver a entrenarlas.

    Varios factores contribuyen a la pérdida involuntaria de masa muscular relacionada con la edad. La edad exacta a la que la masa muscular empieza a disminuir varía, pero muchos empiezan a notar cambios a partir de los 30 años. Los estudios sugieren que la masa muscular disminuye entre un 3 y un 8 por ciento por década a partir de los 30 años, y a un ritmo mayor a partir de los 60 años. Perder esa fuerza no sólo puede resultar frustrante para seguir el ritmo de las actividades cotidianas, sino que también puede tener importantes consecuencias para la salud.

    Deporte adulto1Deporte adulto1

    Si nos fijamos en quién se está encogiendo y cuánto se está encogiendo, podemos predecir cosas realmente importantes, como cuánto tiempo va a vivir, lo vulnerable que es a enfermar y tener que estar en el hospital.

    CAMBIOS EN EL TEJIDO Y LAS CÉLULAS MUSCULARES

    El músculo es un tejido dinámico. Durante toda la vida se renueva. Hay tres tipos principales de tejido muscular: el músculo liso recubre la pared intestinal y los órganos, excepto el corazón; el músculo cardiaco es estriado y recubre el corazón; y el músculo esquelético, que se encuentra en brazos y piernas, también es estriado.

    El músculo esquelético suele ser el que se evalúa para detectar la sarcopenia, un tipo de atrofia muscular en la que se acelera la pérdida de músculo y fuerza relacionada con la edad. La sarcopenia se clasificó como enfermedad en 2016. El tejido muscular está formado por fibras largas y delgadas, cada una de las cuales contiene una única célula muscular. Las células producen proteínas específicas -actina y miosina- que hacen que los músculos se contraigan y relajen como gomas elásticas a diferentes velocidades. Pero a medida que envejecemos, disminuye el número total de células musculares, así como el de mitocondrias, que son esenciales para producir y almacenar energía en los músculos. Las mutaciones se acumulan con el tiempo en las células, provocando a veces la producción de proteínas defectuosas, lo que hace que esas tiras elásticas se estiren demasiado o sean menos ágiles.

    Las proteínas musculares y las mitocondrias defectuosas, junto con algunos otros cambios que se producen con la edad, se han relacionado con el deterioro de la conexión entre los músculos y el sistema nervioso, denominada unión neuromuscular. Esta unión entre los nervios motores y el tejido muscular es donde se transmiten las señales cerebrales para la contracción y el movimiento muscular. Los problemas de comunicación entre nervios y músculos pueden generar debilidad y disminución de la masa muscular.

    Los cambios en los niveles hormonales también están relacionados con la pérdida de masa muscular asociada a la edad. La disminución gradual de la testosterona que experimentamos a medida que envejecemos, por ejemplo, puede provocar una disminución de la producción de proteínas musculares. La mala alimentación y la desnutrición también influyen en la pérdida de masa muscular: por lo general, el apetito y la ingesta de alimentos tienden a disminuir con la edad.

    ACTIVIDAD FÍSICA Y EJERCICIO

    Deporte adulto 2Deporte adulto 2

    Aunque el envejecimiento natural desempeña un papel preponderante en la sarcopenia, la falta de actividad física también contribuye a la pérdida de masa muscular. A medida que las personas envejecen, tienden a volverse menos activas. Existen algunos procesos patológicos que provocan la pérdida de masa muscular, pero en un adulto sano que envejece, lo que realmente impulsa ese cambio negativo en la masa muscular es la disminución de la actividad física a lo largo de la vida.

    Los estilos de vida sedentarios o menos activos no siempre provocan pérdida de masa muscular en los adultos mayores, pero el movimiento y el ejercicio influyen en el tamaño y la fuerza de los músculos. Una breve interrupción del uso de los músculos puede provocar una reducción de la masa muscular, incluso en personas más jóvenes.

    Una dieta adecuada y la actividad física pueden combatir parte de la pérdida muscular relacionada con la edad. Mantener los músculos se reduce al movimiento continuado. No importa si haces jardinería o si montas en bicicleta o si vas al gimnasio.

    Las investigaciones realizadas durante décadas han demostrado que el entrenamiento de resistencia en adultos mayores puede ayudar a aumentar la masa muscular. Existen varios tipos de entrenamiento y ejercicios de resistencia que pueden ayudar a las personas mayores, pero se recomienda los programas de entrenamiento de resistencia de alta velocidad. El entrenamiento de resistencia de alta velocidad tiene como objetivo la potencia muscular (levantar peso rápidamente) además de la fuerza (levantar un peso mayor). Por lo general, el entrenamiento de alta velocidad se practica entre los atletas, como los jugadores de fútbol, pero los ejercicios básicos, como ejercicios de piernas y extensiones de tríceps, también pueden ayudar a los adultos mayores a realizar las actividades de la vida diaria.

    Intente caminar muy deprisa. De vez en cuando se puede tropezar con las baldosas del pasillo, pero no se caerá. La razón será doble: porque es lo bastante rápido como para poder sacar el pie por delante y lo bastante fuerte como para aguantar el peso de su propio cuerpo. Si se pierde una de esas dos cosas, se caerá.

    La pérdida de masa muscular es una causa frecuente de caídas y accidentes graves que provocan lesiones o discapacidades físicas en las personas mayores. La escasa masa muscular debida a la sarcopenia puede afectar a la capacidad de las personas para afrontar tratamientos contra el cáncer, intervenciones quirúrgicas y problemas cardíacos y pulmonares. Por eso es importante conocer las causas de la pérdida de masa muscular y mantener una actividad regular a medida que envejecemos. Recuerde que la masa muscular no lo es todo, añade. Aunque al principio no se note el aumento de masa muscular con el entrenamiento de resistencia, en realidad se hace uno más fuerte mucho antes de que los músculos aumenten de tamaño. Ese ejercicio está haciendo algo en el en las conexiones del sistema nervioso con el músculo.

    Centrarse en reforzar esas conexiones es más importante que el tamaño muscular. La base es fundamental para mejorar las funciones físicas básicas que las personas necesitan para cuidar de sí mismas de forma independiente.

    Incluso si un adulto mayor que ha entrenado no mejora su masa muscular, pero es capaz de caminar más rápido, subir escaleras más rápido, entrar y salir del coche más fácilmente, ir de excursión con sus nietos, tiene un aumento en la calidad de vida.

    Recuerde que es vital para una buena salud y un envejecimiento saludable mantener una actividad física constante y ejercitar los músculos.


  • La testosterona, una hormona vital para el hombre (I Parte)

    TestosteronaTestosterona

    La testosterona es la hormona sexual más importante del hombre. Los testículos son los responsables de la producción de esta hormona. Ayuda no solo a tener los elementos diferenciadores masculinos como son el vello facial, corporal o la masa muscular, sino que está implicada en el deseo sexual o la salud ósea entre otros. También colabora en la regulación de la glucemia o del colesterol en sangre. Su participación en el bienestar emocional de los hombres y en los problemas de erección cuando sus niveles son más bajos es característica. La repercusión no es solo sexual como se tiende a pensar, sino que tiene consecuencias múltiples en el organismo.

    Las cifras de testosterona van disminuyendo con la edad en todos los hombres. Es un proceso fisiológico ligado al envejecimiento (andropausia). El problema se da si esos niveles caen por debajo de las cifras consideradas como normales. Con la edad, tener un deseo sexual más bajo y menos erecciones entra dentro del proceso de envejecimiento normal.

    Hay estudios que señalan que casi un 40% de los hombres mayores de 45 años pueden tener niveles de testosterona más bajos. La caída de la testosterona se inicia alrededor de los 40 años y se produce a un ritmo del 1% anual, pero eso no significa que vaya a tener los niveles por debajo de los límites establecidos; por ello tener los niveles por debajo de los límites normales no es normal y esta situación afecta a la calidad de vida y salud.

    Dado que los síntomas de hipogonadismo son difusos, la mayoría de los hombres no suelen mencionar los mismos en consulta por lo que el número de pacientes con bajos niveles es mucho mayor de lo que solemos diagnosticar. Muchos hombres acuden a consulta porque no tienen deseo sexual o se encuentran anímicamente más decaídos. En muchos casos, se asocian problemas de disfunción eréctil, pérdida de energía o disminución de la fuerza.

    Las mamas dolorosas o el crecimiento de estas también pueden sugerir bajos niveles de testosterona. La pérdida de vello corporal y tener que afeitarse con menos frecuencia es otro signo. La presencia de sofocos puede ser otro signo indirecto de esta situación.

    La producción de células rojas sanguíneas también está relacionada con este déficit por lo que los bajos niveles de esta hormona pueden causar anemia, depresión y dificultades de concentración.

  • La testosterona, una hormona vital para el hombre (II Parte)

    TestosteronaTestosterona

    La obesidad abdominal tiene factores relacionados con la deficiencia de esta hormona. Además, la obesidad es uno de los principales causantes de tener bajos niveles de esta hormona e incrementa los riesgos de tener hipogonadismo (andropausia). Dado que el envejecimiento se acompaña en muchos casos de obesidad, esos dos factores se suman para producir esta situación.

    Como comentamos en la primera parte de este artículo, el principal motivo de consulta cuando se tiene un déficit de testosterona es la falta de deseo sexual (libido): los hombres describen que no desean tener relaciones sexuales o no sienten atracción por las mujeres en comparación a cómo se sentían antes.

    Otra consulta característica es referir menos cantidad de semen junto a erecciones menos potentes u orgasmos menos placenteros. El insomnio o la pérdida de memoria también pueden estar relacionados con este déficit.

    Otro mito por desterrar en relación con esta hormona es su relación con la calvicie masculina: la testosterona baja no es la causante de la calvicie, sino que los factores genéticos son los principales responsables de ello.

    La osteoporosis en los hombres es un problema añadido al envejecimiento. En muchos hombres con osteoporosis se olvida solicitar la prueba de testosterona porque muchas veces se desconoce su implicación en el metabolismo óseo o se cree que solo la padecen las mujeres. Está relacionada con la falta de actividad física, la obesidad, la disminución de esta hormona y los bajos niveles de vitamina D. El resultado final es la aparición de fracturas de cadera que tienen una gran repercusión sobre la vida del paciente. En todos los pacientes con osteoporosis debería medirse la testosterona y los pacientes con bajos niveles de esta hormona, deberían ser sometidos a un estudio óseo.

    Otra característica por parte de los hombres que tienen síntomas es la pérdida progresiva de masa muscular, testículos más pequeños o a veces mamas aumentadas de tamaño (ginecomastia).

    El diagnóstico del déficit de esta hormona se realiza a través de un análisis de sangre en ayunas, preferiblemente antes de las 11 horas de la mañana porque esta hormona experimenta variaciones en sus niveles en sangre a lo largo del día. Realmente la parte activa de la testosterona es su fracción libre, que es la que ejerce la acción en el organismo. Por lo general, niveles de testosterona total por debajo de 300 ng/dl ya son bajos.


  • Tratamiento de la falta de testosterona (3ª parte)

    TestosteronaTestosterona

    Muchos hombres no son tratados de este déficit porque no son diagnosticados. Si el médico o urólogo no piensa en este síndrome será difícil que solicite un análisis de testosterona. Hasta 9 de cada 10 hombres con síntomas de bajos niveles de testosterona no son tratados. Los hombres suelen atribuir sus síntomas a otras condiciones clínicas y piensan que es proceso normal de la edad (baja energía, depresión, ausencia de deseo sexual, etc…).

    El tratamiento de los hombres con bajos niveles de esta hormona (hipogonadismo) se basa en suplementar la hormona con sustancias específicas como como geles transdérmicos o inyecciones intramusculares. El objetivo es aumentar los niveles de testosterona a rangos medios-normales de 400-700 ng/dL.

    El tratamiento con testosterona no solo producirá un cambio en el deseo sexual. También mejorará la capacidad de pensamiento o la energía por lo que mejorará el humor. También se evidenciarán mejoras en la masa muscular y la osteoporosis. Incluso les hará estar más alerta.

    La testosterona por sí sola no cura la disfunción eréctil puesto que es una patología mucho más compleja en los que los factores cardiovasculares y neurológicos están implicados estrechamente, pero si los niveles son bajos y se tratan correctamente, se puede mejorar la capacidad de erección.

    El tratamiento con testosterona exige siempre un control médico con repetición de análisis de sangre para ver cómo evoluciona el PSA (Antígeno Prostático Específico), las cifras de hemoglobina, etc…

    Los geles o sprays de testosterona se deben aplicar diariamente en la zona de los hombros-brazos o pecho y se debe mantener el tratamiento durante muchas semanas hasta valorar si los niveles se han normalizado.

    El tratamiento con inyecciones de testosterona tiene la ventaja en la periodicidad de su administración; hay formulaciones que permiten inyectarse cada 3 semanas y algunas cada 10 semanas. Estas inyecciones producen un pico de la hormona en el organismo y con el transcurso de los días, sus niveles bajan progresivamente.

    En relación con el tratamiento sustitutivo de testosterona, siempre existe la polémica del miedo en relación con el cáncer de próstata. Se da el hecho paradójico que el pico de incidencia de cáncer de próstata se produce cuando los niveles de esta hormona son los más bajos en el hombre. No hay evidencias que justifiquen su no utilización en los pacientes que lo necesiten. Lo que hay que hacer es controlar al paciente mediante tacto rectal, análisis sanguíneos de PSA y de sangre para ver evolución de las cifras de hemoglobina, hematocrito y ver la evolución de las cifras de testosterona.

    Los hombres que están buscando tener hijos no pueden ser sometidos a tratamientos con testosterona puesto que puede afectar a su fertilidad.

    Los esteroides anabólicos frecuentemente utilizados por los atletas y los levantadores de peso mimetizan los efectos de la testosterona natural con el resultado de aumento de masa muscular, pero a la larga producen una bajada de los niveles de testosterona. Un exceso de esteroides anabólicos puede aumentar los niveles de agresividad, causar acné severo, temblores, encoger los testículos, reducir el número de espermatozoides y producir calvicie.

    Hay medicaciones que pueden aumentar los niveles de la testosterona como son el finasteride que es un fármaco utilizado para reducir el agrandamiento de próstata en la hiperplasia. Hay otros fármacos que pueden reducir los niveles de testosterona como son los corticoides como la prednisona o los narcóticos como la morfina. Los tratamientos para el cáncer de próstata avanzado producen una castración química anulando la producción de testosterona.

    El tratamiento sustitutivo con testosterona puede empeorar algunas enfermedades como la apnea obstructiva del sueño por lo que en estos hombres hay que tener especial precaución. En los hombres con hiperplasia benigna de próstata, cáncer de próstata o insuficiencia cardiaca congestiva se debe tener especial precaución.

    La ingesta de alcohol afecta a los testículos, el lugar de producción de la testosterona y parece que también afecta a la producción de las hormonas relacionadas con la función sexual y la fertilidad. La atrofia testicular es característica de bajos niveles de testosterona en hombres alcohólicos con afectación hepática. El aumento de mamas o ginecomastia es típico de grandes bebedores porque el alcohol puede intervenir en la conversión de la testosterona en estrógenos que son las hormonas femeninas.

    El ejercicio puede ayudar a subir los niveles de testosterona. Después del ejercicio, los niveles de testosterona suben durante un breve período de tiempo (unos minutos hasta una hora). Los niveles de testosterona son más altos por la mañana y van disminuyendo a lo largo del día para ser más bajos a última hora de la tarde. Algunos investigadores aconsejan que la realización de ejercicio de fuerza por la tarde tiene un mayor efecto en la testosterona aunque con el entrenamiento, el cuerpo se adapta y la respuesta al ejercicio disminuye.

    Los expertos aconsejan para aumentar los niveles de testosterona utilizar la mayor cantidad de músculos posibles frente a hacer solo un ejercicio específico. También es mejor levantar pesos pesados frente a múltiples repeticiones de pesos ligeros y tener períodos cortos de descanso durante el entrenamiento físico.

    La paradoja es que los atletas de élite o los amateurs sobreentrenados pueden experimentar una bajada significativa de los niveles de testosterona. En estos casos, además tienen altos niveles de cortisol, la hormona del "estrés". Los signos del sobreentrenamiento son: dolores musculares generalizados, el tiempo de recuperación tras el ejercicio es prolongado, dificultades en dormir-insomnio, pérdida en la consecución de objetivos y fuerza.

Páginas: 1 Página siguiente
Buscador de Men’s Health
Sobre este blog

Blog especializado en el tratamiento de los problemas de próstata y salud sexual del varón.

Archivo del blog
Colaboraciones

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

Quirónsalud no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan en los "blogs". En cualquier caso, si Quirónsalud es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este BLOG están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo Quirónsalud de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos del blog. El acceso y utilización de este Blog no confiere al Visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida salvo que medie expresa autorización por escrito de Quirónsalud.

Quirónsalud se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al Blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos Visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.